¿Estás con influenza? Pasos que debes seguir para superar este enfermedad

Permanece en tu casa y evita el contacto con otras personas, protégete con tapabocas y guarda apego a la educación sanitaria. Lávate las manos, cúbrete con el codo al estornudar. No te automediques, son algunas recomendaciones del Ministerio de Salud

La mayoría de las personas que se encuentran con influenza padecerá una enfermedad leve y no necesitará hospitalización o medicamentos antivirales. Ante la presencia de síntomas, el enfermo debe permanecer en su casa y evitar el contacto con otras personas, protegerse con un tapabocas y guardar apego a la educación sanitaria, cuidando diseminar el virus: lavarse las manos, cubrirse con el codo al estornudar, etc.

Sin embargo, si una persona presenta síntomas de influenza y forma parte de un grupo de alto riesgo, debe acudir de inmediato al médico, y evitar automedicarse. Corren alto riesgo de sufrir complicaciones graves por la influenza: niños menores de 3 años, personas mayores de 60 años, embarazadas y enfermos crónicos.

Señales de ADVERTENCIA en un cuadro de influenza

  • Si un niño presenta:

Respiración acelerada o problemas para respirar,

Coloración azulada de la piel (cianosis),

Consumo insuficiente de líquidos,

Dificultad para despertarse o falta de interacción,

Estado de irritación tal que no quiere que lo carguen en brazos,

Síntomas similares a los de la influenza que mejoran, pero luego reaparecen con fiebre y agravamiento de la tos,

Fiebre con sarpullido,

Dificultad para comer,

Dificultad para respirar,

Llanto sin lágrimas.

Si un adulto presenta:

Dificultad para respirar o falta de aire,

Dolor o presión en el pecho o abdomen,

Mareos repentinos,

Confusión,

Vómitos graves o persistentes,

Síntomas similares a los de la influenza que mejoran, pero luego reaparecen con fiebre y agravamiento de la tos.

¿Quiénes pueden enfermar por influenza?

Todas las personas son susceptibles de adquirir influenza. Paraguay se caracteriza porque presenta dos picos de esta enfermedad cada año, un primer brote en junio y julio, y un segundo brote en noviembre y diciembre. No obstante, la tasa de complicaciones es mayor en los extremos de la vida y en aquellas personas que viven crónicamente con algún tipo de enfermedad.

Deja una respuesta