Piscina y lo niños

Natación es uno de los deportes más completos y uno de los más favorables para el crecimiento delos niños, sin embargo, el exceso de cloro que pueda contener el agua de las piscinas es los que puede perjudicar a los niños.

La sociedad española de neumología advierte que el exceso de cloro en las piscinas puede causar asma y dañar los pulmones de los pequeños.

El primer síntoma que se observa en un niño afectado por el exceso de cloro es la irritación de las mucosas oculares de la nariz y la garganta, hasta que se produce un dolor agudo, esta irritación puede incluso producir una tos y posteriormente el vómito.

No existen motivos para que los padres se alarmen más de la cuenta, con solo estar atento y controlar el nivel de cloro de la piscina a la que acuden sus hijos es suficiente, no hay razón para prohibirles disfrutar de la piscina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *